Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El ultimo post gana!
Sáb Jun 27, 2015 4:36 pm por Zorua

» Foro bebe...
Vie Oct 24, 2014 8:29 am por Zorua

» El juego del ^ > v
Vie Oct 17, 2014 7:36 am por Zorua

» Terror a medianoche
Miér Oct 15, 2014 11:07 am por Zorua

» Chicas vs Chicos
Lun Sep 29, 2014 10:26 am por Zorua

» La viuda negra y el trio de monos
Jue Sep 04, 2014 2:17 pm por Zorua

» Heme aquí :)
Mar Sep 02, 2014 5:14 am por Green

» Sistema de dados/Batallas pokemon
Miér Ago 27, 2014 4:11 pm por Kurai

» La historia del túnel de roca...
Miér Ago 27, 2014 10:06 am por Zorua

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Dom Jul 16, 2017 7:33 pm.

AFILIADOS

Como crear un buen personaje.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Como crear un buen personaje.

Mensaje por Kurai el Mar Jun 03, 2014 6:24 pm

¿Cómo crear buenos personajes
Citado del blog Nación Rolera. Nada de esto me pertenece




Para empezar, me gustaría resaltar el carácter subjetivo de este artículo. Sin duda, no es tema exento de polémica: ¿Quién considera si un personaje es “bueno” o “malo”? Realmente, un lector, y, para un lector, el personaje puede ser pasable y, para otro, espectacular. Es un tema algo difícil de tratar.

Si bien, también es cierto que existen una serie de personajes que una gran mayoría considera terriblemente aburridos y que, a la hora de participar en un juego de rol, todo el mundo desea evitar como a la peste.

En este artículo expondré tan sólo algunas líneas generales de lo que creo que debe tener un buen personaje. Aún así, nada de esto servirá de nada si la interpretación de dicho personaje no se ajusta a lo expuesto. Al fin y al cabo, de nada sirve tener una ficha (llamémosle así) equilibrada e interesante si luego resulta que nuestra interpretación es nefasta. Pero dejemos la interpretación para otro artículo y empecemos con esto de una vez.


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Un buen pasado


Este es mi primer consejo y creo que el más importante. Olvídate de las características, olvídate de los puntos, los modificadores y las armas. Piensa en su historia, en su pasado, en los problemas que tuvo, ¿fue su vida fácil?¿tiene familia? La historia del personaje, bien desarrollada, te dirá exactamente las características y armas que, por lógica debería tener.

Existen dos formas de crear el pasado del personaje. La primera radica en crear al personaje tal y como te gustaría que fuera en la actualidad y, a continuación, empezar a preguntarte cosas sobre él que comiencen a desentrañar su pasado. Es lo que suele hacer la mayoría. La segunda (y mi favorita), trata de situar al personaje en el contexto histórico en el que se mueve (muchas veces esto no es posible debido al poco trasfondo del que disponemos. En ese caso, optaremos por la primera opción).

Sitúa su nacimiento y ve imaginando como fue su crecimiento y su evolución a tenor de los sucesos que tuvo que vivir en su infancia, adolescencia, etc…

De este modo, el personaje va creciendo de forma coherente con el pasado que lo acompaña. Según lo vas desarrollando, te vas dando cuenta del siguiente paso que, por lógica, debería tomar en su vida. Vas descubriendo sus odios, sus deseos, sus virtudes y, lo más importante, el porqué de todos ellos. Su vida te dirá qué habilidades debes escoger, qué armas es más lógico que utilice, qué lugares geográficos y lenguas conoce, en fin, todo.


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Un personaje real

Y no me refiero a un humano. En la realidad, la nuestra o cualquier otra, no existen los seres perfectos, la perfección es aburrida. No intentes conseguir un personaje con todas las características elevadísimas, sin ninguna debilidad. Esos personajes que todos conocemos y que lanzan una bola de fuego mientras portan un escudo pavés y se defienden con furia con un hacha divina +50 mientras esperan la oportunidad para cargar su ballesta con la que, evidentemente, son unos fenómenos. Eso es aburrido.

Un personaje debe tener debilidades además de puntos fuertes. Un personaje normal, además de ser un reto a la hora de cumplir objetivos, estimula más tu imaginación a la hora de buscar soluciones a los problemas. No todo podrá resolverse entrando a espadazo limpio en cualquier situación.

Además, un personaje normal permite al master iniciar una aventura con una trama lógica, centrada en un caso sencillo en el pueblo del personaje, por ejemplo, para después ir mejorando sus rivales (y tus características) hasta que aquel sencillo campesino se convierta en un poderoso guerrero y tus enemigos pasen de simples lobos a temibles dragones. En la evolución del personaje está el orgullo de aquel que lo interpreta, que sabe que, para llegar a donde está, ha tenido que utilizar todas sus dotes y todo su ingenio.

Y, si no te convence, fíjate cuando leas el próximo libro o veas la próxima película y te darás cuenta de que los personajes que sueles utilizar encajan más con el final que con el principio. Nadie empieza una película/libro/aventura en medio de una gran guerra o con el destino del mundo en juego o con la Espada de los Mil Lamentos en la funda. Eso sucederá a lo largo de la película y, normalmente, más allá de la mitad de la misma.


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Evitar los arquetipos


Y esto es lo más complicado (yo suelo caer en ellos a menudo y no me gustan nada) (...) . A los magos les gusta la túnica negra, los pelos blancos y la avaricia y los montaraces son sigilosos, manejan con pericia arco y espada, son atractivos y no tienen muchos amigos. Pues habrá de todo en los dos casos. Por poner un ejemplo, pensad ¿cuántas aventuras habéis jugado sin un personaje al que “solamente se le ven los ojos”? Esos que llevan la túnica con la capucha o un paño que les tapa la boca.

Es un reto interpretativo escoger personajes poco comunes con rasgos atípicos (un mago extrovertido, un guerrero cobarde aunque rápido al dar explicaciones de su comportamiento, etc…). Evidentemente, esto son ejemplos un poco exagerados pero existen montones de combinaciones posibles que pueden ser divertidas y que darán mucha más riqueza a las partidas y que, pronto descubriréis, que gustan mucho más tanto a jugadores como a máster.

Y ojo, que no quiere decir que sea la norma general, siempre está bien que Aragorn aparezca de vez en cuando. Sólo me gustaría animaros a variar un poco.


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Interpreta coherentemente


Si consigues esto, entonces, ya tienes el cielo ganado. Todos tenemos una forma de interpretar que nos gusta y que define a nuestro personaje. Por ejemplo, nos gusta un personaje honorable, bondadoso y noble o quizá un malvado rufián. Hasta ahí bien.

No obstante, el reto radica cuando nos apetece variar un poco rompiendo los arquetipos de los que hablábamos antes o, símplemente, porque estamos aburridos de llevar siempre al mismo personaje.

En mi caso, por primera vez en muchos años como jugador, he decidido interpretar a un enano (en la aventura, Los Dominios del Imperio) y debo decir que estoy sufriendo de lo lindo para conseguir interpretar a mi personaje para que parezca un enano de verdad. De hecho, creo que lo único que estoy consiguiendo es que parezca un personaje tan lleno de dudas como su creador.

Al grano. Si tenemos un enano, lo normal (también lo arquetípico) es que gruña, que desconfíe, que se líe a golpes a la menor provocación, que se emborrache y que arme un ruido infernal cuando se infiltra. Eso es un enano. En cambio, un jugador acostumbrado a llevar elfos (reservados, sigilosos, etc…), cuando lleve a un enano, es normal que le cueste cambiar el chip y lo lógico será que interprete a un enano un poco raro (seguramente con algunos rasgos élficos).

No debe desanimarnos. Es normal que esto suceda y no todo el mundo sabe cambiar su interpretación tan sencillamente. El único camino es la práctica.


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las características


Para finalizar, resumiremos la parte menos importante, las características. Un jugador obsesionado por las características es un jugador que, realmente, entiende más bien poco o nada la filosofía de los juegos de rol.

Mi único consejo a la hora de preparar tus características es que seas fiel al personaje que has descrito en tu historia. Si es un hombre devoto, aunque no sea un clérico, lo normal es que tenga algunos conocimientos de Religión. Si es un hombre escuálido, no es normal que tenga fuerza 18 (de 20). Si apenas a podido estudiar por su falta de recursos ¿es lógico que sea un mago?

Piensa bien la historia y el pasado de tu personaje. Créale un trasfondo coherente, que te guste y que te convenza cuando lo leas. Piensa que te gustaría que escribieran un libro sobre él porque tiene posibilidades. Y, luego, claro, se fiel a ese personaje cuando elijas sus características y habilidades aunque veas que no es tan infalible como pensabas y aunque descubras que tiene puntos débiles.
avatar
Kurai
Admin

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 01/06/2014
Edad : 16
Localización : En la oscura cueva de pensamientos absortos.

Ver perfil de usuario http://pokemon-luz-de-vida.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.